Sego ha anunciado su nuevo LP, Sego Sucks y aprovechó para compartir el video de su nueva canción, Shame, a través de Consequence of Sound.

“U.S.A! U.S.A.! U.S.A.!” no es algo que esperaríamos escuchar salir de las bocas de una banda indie en pleno 2019… Pero Sego parece disfrutar hacer cosas que uno no esperaría de una banda indie de Los Angeles, siendo talentosos en sus instrumentos en lugar de utilizar computadoras para tocar su nuevo disco, Sego Sucks, en vivo, haber grabado dicho disco en una pequeña iglesia en Canadá en el invierno, y comprometiéndose completamente al concepto de un álbum en vez de un conglomerado de sencillos computarizados.

 

 

Y sí, exclamando “U.S.A! U.S.A.! U.S.A.!” como el elemento principal de una canción reflexiva sobre la creencia de que merecemos más de lo que tenemos. Uno debe preguntarse por qué. ¿Por qué llegar a eso? O uno puede simplemente no preguntar y en su lugar saltar y disfrutar cada vuelta energética que se da, feliz de que su sangre bombea un poco más rápido de lo usual.

Y ahí es precisamente donde se encuentra el truco de Sego. Es una historia de aventura tanto para los adictos a la adrenalina como para los filósofos introspectivos, aunque estas cosas no son mutuamente exclusivas.

Open in Spotify

En cuanto a sonido, el LP de 10 canciones se caracteriza por los cambios de convertirse en una banda con cuatro miembros, Originalmente Spencer Petersen y Thomas carroll, la banda agregó a Alyssa Davey en el bajo y Brandon McBride en la guitarra y teclado en 2018. Su sonido se hizo más enfocado, pero su estridente espíritu que ha mantenido a la gente al borde de sus sillas desde el principio es tan tangible como siempre y, posiblemente, más primitivo que nunca. La cantidad excesiva de conciertos que han dado a lo largo de Norteamérica, Europa y el Reino Unido también ha mostrado ser una gran influencia. Hay calor, hay resistencia y hay inteligencia. ¿Acaso Sego nos engañó y escribió un álbum de punk que se puede escuchar en la radio?

 

 

Ir a un concierto de Sego implica estar entre personas muy distintas teniendo experiencias muy distintas. A tu izquierda está alguien viendo directamente a Spencer, explorando sus múltiples referencias e intentado descifrar su misteriosa postura respecto al absolutismo. Detrás de ti hay alguien obsesionado con el equipo, rascándose la cabeza e intentando comprender cómo es que alguien logró qué remota esquina de tu cerebro tiene la capacidad de escribir partes de guitarra tan disonantes pero tan triunfales. En frente de ti hay alguien enamorándose de Tom, Brandon o Alyssa dependiendo de quién está siendo iluminado por las luces en un momento dado… o quizás los 4 al mismo tiempo, de la manera que se supone que ocurre cuando una banda en serio es una banda. Pero probablemente lo más común es la person a tu derecha, que está empapada en sudor, bailando con los ojos cerrados y perdiéndose completamente en la particular experiencia de la música cuando se toca en vivo. Y fuerte.

Este podrá ser solo su segundo LP, pero Sego exhibe el tipo de madurez en composición y orgullo en una presentación en vivo que solo tendría una banda que tu hermano mayor cooladora y te obliga a escuchar el segundo que tu lóbulo frontal se desarrolla lo suficiente como para incitar tu curiosidad en el buen gusto.