A través de la exposición Restablecer memorias, el artista y activista chino aborda la destrucción tanto del patrimonio como del futuro.

 

Con dos instalaciones que exploran la memoria social de China y de México, de aquello que se ha dejado de construir y de lo que se construye desde la ausencia, el artista y activista chino Ai Weiwei se presenta por primera vez en nuestro país.

 

Restablecer memorias, en exhibición desde el 13 de abril en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC), es una muestra que une la inquietud acerca de la destrucción del patrimonio cultural y el trauma que significa el atentado contra el futuro a través de la violencia contra los jóvenes.

 

 

Con la presencia de Ai Weiwei, figura clave del panorama internacional y el artista más visible de Asia, el recinto universitario celebra sus primeros 10 años de existencia a través de esta exposición cuyas instalaciones son ante todo pronunciamientos políticos.

Ai Weiwei, dijo, “cumple plenamente con el papel del artista que toca las realidades, las rompe, las transgrede, las cuestiona” y a pesar de que el arte es el terreno de la libertad más amplia, justamente el activista chino ha sido uno de los artistas que han perdido la libertad por pensar, por crear y por romper esas realidades.

Graciela de la Torre, directora del MUAC, destacó que en este primer proyecto en México el fotógrafo, cineasta, arquitecto, literato, fanático de internet, artista visual y activista apela a la memoria social de China y México.

 

Por un lado, presenta el Salón ancestral de la familia Wang, templo de madera de la dinastía Ming que Ai Weiwei adquirió y rescató antes de exiliarse en Berlín. La instalación alude al desmantelamiento del patrimonio cultural acontecido en China y en nuestro país.

 

Por otro lado, Ai Weiwei hizo suya la tragedia de Ayotzinapa tras conocer a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre de 2014 y proyectó una pieza para el MUAC titulada Caso Ayotzinapa.

 

La directora del recinto explicó que con resabios del arte pop temprano, el artista creó un mural que reproduce el rostro de los normalistas con un millón de piezas lego que fueron armados colectivamente por estudiantes universitarios.

 

 

 

“Engarzan estas dos piezas la inquietud del artista respecto a la destrucción impuesta por un lado del patrimonio cultural y la relación con la memoria y del otro, el trauma que significa atentar contra el futuro como supone la violencia contra los jóvenes”.

 

Restablecer memorias se complementa con la instalación Boquillas, con piezas de porcelana que remontan a la dinastía Song las cuales se volvieron a esmaltar y hornear; y Taza con gallo, constituida por 25 recipientes que Ai Weiwei falsificó del original de la dinastía Ming y que fue subastado en 36 millones de dólares.

 

La parte de Ayotzinapa presenta además una serie de entrevistas en video sobre cómo la ausencia de los estudiantes ha afectado la vida de muchos otros, así como informes, documentos y la cronología de la desaparición de los estudiantes.

El público mexicano tendrá la oportunidad de acercarse y adentrarse a la obra de este artista y activista chino en el Museo Universitario de Arte Contemporáneo, ubicado en el Centro Cultural Universitario donde Restablecer memorias estará en exhibición a partir de este sábado 13 de abril y hasta el 6 de octubre.