Fotos: Lulú Urdapilleta

Diez años de un viaje llamado Siddhartha 

Por Mario Zárate
Ha pasado poco más de una semana y el eco de Siddhartha sigue tan presente en los fans que abarrotaron el pasado 6 de diciembre el Auditorio Nacional, para ser testigos del primer concierto y presentación del nuevo disco del oriundo de Jalisco en este majestuoso recinto.
Con un Sold Out contundente, el ex integrante de Zoé no escatimó en la selección de los temas con los que coronó una década de éxitos, colaboraciones y de convertirse en uno de los solistas más reconocidos y premiados de los últimos años. Pasadas las 20:30 horas el lugar ya lucía reventar, las canciones de la banda argentina El Kuelgue retumbaban en el lugar, fueron ellos quienes hicieron los honores previos a la esperada presentación del mexicano.
Pocos minutos después de las 21:00 horas las siluetas de varias músicos anunciaba el arribo de Jorge Siddhartha González Ibarra, quien con el sencillo “Memoria-Futuro” (que la da nombre al nuevo disco), hizo retumbar en el recinto de Reforma ante el grito y euforia de sus fans, una pequeña muestra de la noche mágica que había preparado.
Fotos: Lulú Urdapilleta
A su estupenda introducción le siguieron “Aves del tiempo”, “El aire” y “Ser Parte”, rolas que antecedieron la bienvenida que el artista dio a sus seguidores. “Es un sueño cumplido tenerlos a todos ustedes enfrente”, fueron las palabras que emocionaron con fuerza al público.
Es necesario decir que desde las primeras notas, nadie se quedó sentado, las ovaciones aplausos y coros acompañaban a cada una de las canciones que el músico dejaba salir de su guitarra. Asó llegó “Domingo” con el sonido inconfundible de los sintetizadores para después dar paso a las “Extraños” y “El poema y la caja”.
Esta ola de interpretaciones sin interrupción no dejaba descansar a nadie ni por un segundo, señal de que la primer sorpresa de la noche estaba por llegar. Tuvieron que sonar “El deshielo”, “Infinitos” y “Vida”, el corte perfecto para que Emmanuel Horvilleur, uno de los cerebros artífices de Illya Kuryaki and the Valderramas, subiera al escenario solo para que junto al rey de la noche complacieran al público con “Fuma”.
Fotos: Lulú Urdapilleta

Ya en conferencia de prensa se le cuestionó por los invitados que tendría en este esperado concierto, sobre todo por las colaboraciones que tuvo en cada uno de los capítulos en los que decidió dividir su nuevo material discográfico. Ante esto el tapatío sólo se limitó aquella vez a no comentar nada para no arruinar las sorpresas para su amado público.

Y este amor se vio reflejado en aquella noche llena de nostalgia, una donde la madurez y evolución musical del solista se vio reflejado en las canciones que no dejaban de sonar, siguiendo un hilo conductor perfecto con el que parecía que escucho cada una de las peticiones de sus fans, siempre interactuando, presente en todo momento.
Las nuevas canciones se hicieron presentes con “Película”, “Cada vez que vuelvas” y “La Ciudad”. La emoción parecía no tener fin, el pulso estaba elevado, fue cuando la figura de Ximena Sariñana apareció en el escenario, acto que volvió a enloquecer a los fans.
Fotos: Lulú Urdapilleta
La también tapatía salió enfundada en un traje rojo con el que resaltaba en el escenario y sin perder un momento se oyó “Aves del tiempo”, un dueto que fue muy cuestionado por los más acérrimos fans pero que esa noche fue aplaudido por gran parte del público.
Con la interacción ya conocida del solista con sus fans llegaron “Náufrago” y “Bacalar”, secundadas por “Buscándote” (con dedicatoria especial), que fueron un previo que anunciaba una de las sorpresas más deseadas de ese viernes.
Los gritos irrumpieron e inundaron el recinto cuando la figura de un gran conocido se alzó entre el juego de luces. Los miles de presentes se desvivieron cuando Caloncho, un gran amigo de Siddhartha se sumó al espectáculo para interpretar “El loco”, adjetivo ideal para describir a los extasiados fans.
Fotos: Lulú Urdapilleta
He de confesar que antes del 6 de diciembre mi gusto por el tapatío se limitaba a las recomendaciones de una gran amiga (que también asistió esa noche), pero después del famoso “encore” mi percepción cambió totalmente. 
Miles de celulares fueron guardados, el momento tenia que disfrutarse y gozar sin distracciones fue la premisa para que “Me haces falta” nos pusiera al frente un cheque de realidad y nos enseñará lo valioso de los momentos que nos regala la vida.
Fotos: Lulú Urdapilleta
“Gracias por la oportunidad de escuchar, esperamos estar a la altura del público que tocamos, yo les propongo a todos apagar el celular, nadie va a documentar esto, seguro habrá los que no quieran hacerlo y está bien”.
Después de casi dos horas de un magnífico setlist se oyó “Únicos”, canción que cerró de manera perfecta una década de aprendizaje, evolución, éxito y grandes enseñanzas.
Gracias Siddhartha, gracias por pensar en tu público y por esa noche mágica en el Auditorio Nacional.
Fotos: Lulú Urdapilleta