Un 8 de diciembre un fan de 25 años de nombre Mark Chapman  se dirige a Lennon y le dice:  “Mr. Lennon…” y cuando se dio vuelta descargó el arma que tenía escondida sobre el pecho de John. Ono se dio vuelta y lo vio caer al piso, sus lentes volaron ensangrentados y apenas respiraba.

De inmediato llamó a la seguridad del edificio y minutos después una ambulancia lo llevó al Hospital Roosevelt donde intentaron reanimarlo por 20 minutos, incluso abrieron su pecho para amasar directamente su corazón, pero ya Lennon había muerto.