El triunfo del Sab Hop en el Pepsi Center

Por Mario Zárate

Hace una semana me preparaba para cubrir un concierto más, uno que debo decir me causaba interés, hasta hace un mes no conocía al artista que esa noche de sábado se presentaría por primera en el Pepsi Center.

Ya semanas atrás tuve la oportunidad de conocerlo en una conferencia distinta a otras que he cubierto, una donde el personaje frente a cámaras se mostraba relajado, carismático y emocionado por compartir con los medios su más reciente material y ser cuestionado por su el camino recorrido para que primera incursión en el recinto antes mencionado se hiciera realidad.

Volvamos al día del concierto. Llegué con tiempo de sobra a la cita, vi a varios fans confundir el acceso a prensa con la fila de la sección general. La audiencia era en su mayoría mujeres y hombre no mayores a 25 años, tal vez menos ya que los padres que acompañaban a sus hijos hasta la puerta del recinto no eran pocos.

La espera fue poca, el escenario estaba listo para que el show diera inició. Sin un acto telonero, de pronto la figura de Pablo Castañeda, a.k.a. Sabino se hizo presente, momento en el que el público se volvió loco.

Sin mediar palabra el rapero creador del llamado movimiento Sab Hop, soltó la primera rola para complacer ávidos de sus rimas y su inconfundible lirica. “La Magia”, primera canción de YIN, la nueva placa del tapatío, fue el inicio de un concierto abrumador.

Como lo mencione antes, el rapero había pronosticado un show sin igual. “En el Pepsi Center vamos a encontrar a personas con gustos diferentes. Vengo con los Rebeldes del Pop que es mi banda, este año decidimos no tener tantos invitados, con nosotros en el escenario verán que es más que suficiente", comentó aquella vez.

Y no se equivocó, aunque esta presentación serviría para dar a conocer su más reciente material, él supo perfectamente que la mejor manera de convertir su mayor presentación (hasta ahora) en su éxito, era dar un recorrido por sus grandes éxitos, mismos que lo han llevado a la cima de su carrera.
“Cariño, quiero que se sientan bien está noche, quiero hacer un ejercicio de sintonía, que te parece para ir calentando motores, a la cuenta de tres vamos a hacer un ruido, el que tú quieras, es solo para sintonizar”. De esta manera invitó al público a liberarse, hacer catarsis, olvidarse del tiempo, los problemas y disfrutar el momento.

Bajo este plan, sonaron canciones de Genaro como “Tíbiri” , “Te ves bien” y ” Roma” . Llegó el momento de mostrar su amor por el rock, un solo de guitarra a manos del rapero hizo que los coros para el cantante no se hicieran esperar.
Aprovechando la celebración del amor, los corazones rotos tuvieron su canción, cuando “Lo que construimos” sonó en el escenario. Si algo es cierto es que la sencillez y sinceridad del tapatío son genuinas, “de entrada muchas gracias, que chingón que un proyecto rapero pueda cantar tantas cosas de amor y desamor”.

Una cosa que resaltar que no importaba el lugar en donde estuvieras, los fans no dejaban de corear cada una de las canciones, algo que a Sabino le llegó al corazón. “Gracias otra vez, no me voy a cansar de decirlo, gracias a ti, a ti y a ti.
Para recompensar este amor, el cantante invitó al escenario a Fer Casillas, para complacer a sus seguidores con “Nuevequince” una de las rolas más esperadas de la noche. Las emociones no paraban y la fiesta solo subía de nivel con invitados como los Máster Plus y Vanessa Zamora, quienes nos preparaban para el cierre espectacular que venía más adelante.

“Los enamorados”; “La vida es una” y “Película” ya vaticinaban una gran sorpresa. Ante más de seis mil personas el cantante se volvía a dirigir a su público, “Sabino es esto, solo compás que nos juntamos a hacer música. Entre todo esté desmadre, yo sé cariño que algún día va a llegar a tu vida esa persona especial, y el indicado serás tú”.

” Sab Hop”, “Fulano”; “Vaquerer” y “Guapa!”no dejaban que la hiper fiesta se apagará, pero lo mejor estaba por venir. Al acercarse el cierre del concierto, el rapero jugó un poco al decir que LNG/SHT, su último invitado no había llegado por “problemas técnicos", pero solo segundo después la silueta del oriundo de Cancún apareció junto al rapero, con lo que el público entro en
un estado de locura total.

Entonces sonó "Los Rebeldes de la Clase", canción que representa a la perfección el estilo musical de estos dos raperos, solo para dar paso al cierre magistral que significo “Me puse pedo”, momento en que las cerveza y los tragos volaron por doquier y los gritos se oyeron más fuertes que nunca.

Esa noche salí del Pepsi Center con una gran sonrisa, sabía que había sido parte del gran triunfo del amor, del Sabino y del SabHop.